Aceleración

por Ed  

El concepto de aceleración se define como la variación de la velocidad respecto del tiempo, pero ¿y si el tiempo no cambiara? ¿y si el tiempo no existiera más que como una frecuencia de señales SÍ-NO?

En un tiempo así, carece de sentido hablar de cambio de velocidad respecto del tiempo, puesto que el tiempo es siempre el mismo. En cambio resulta interesante hablar de un cambio de velocidad respecto de la distancia.

¿Qué significaría una variación de la velocidad respecto de la distancia?

71255621_395d5b5e73_o

Para empezar, las leyes de Newton, la mecánica clásica, cambian a partir de este punto, puesto que la mecánica está basada en un soporte temporal, no lineal, lo cual puede hacerlas más oscuras de lo que ya son.

Una variación de la velocidad respecto de la distancia, indica qué magnitud tiene un cambio de velocidad respecto de una trayectoria definida.

Curiosamente, para describir el concepto de energía, sí se hace uso de la distancia, pero para este más básico de la aceleración, se utiliza el tiempo, haciendo un mejunje de conceptos entre los ya de por sí embrollados hasta casi la metafísica.

Para advertir que existe una aceleración, como mínimo es necesario saber dos velocidades “instantáneas”, aunque el concepto de velocidad instantánea es inexistente, ya que para advertir que existe velocidad, es decir, movimiento, ya es necesaria una distancia y un tiempo dado.

Dado este sentido, la aceleración sólo se conocerá cuando un móvil cualquiera haya podido ser detectado y medida su velocidad en dos puntos de su trayectoria, que, con suerte, pueden ser consecutivos, pero no tiene por qué ser así. De esta manera, descubriremos la aceleración de un cuerpo cuando haya recorrido un primer tramo, en el que conocemos su velocidad inicial, tras haber recorrido un segundo tramo desconocido y tras haber recorrido un tercer tramo en el que conocemos su velocidad final. La suma de estos tres tramos es la que nos indica la distancia en la que la velocidad ha variado. En un caso concreto, el segundo tramo puede ser cero, cuando el final del primero coincide con el inicio del tercero.

De cualquier manera, la aceleración respecto de la distancia se definiría como la diferencia de velocidades partido por la distancia en la que se ha observado.

normal_03_200809

En la mecánica clásica, esta aceleración se obtiene con la diferencia de velocidades partido por el tiempo en el que se han obtenido las mismas, llegando a arrojar un resultado tan extraño como metros partido por segundo al cuadrado. La pregunta es obvia: ¿qué es un segundo cuadrado?

El uso de unidades abstractas como utilidad matemática nos debe llevar a cuestionarnos cuál es el uso que le estamos dando a las matemáticas. En este caso, llegamos a un concepto absurdo: el cuadrado de un tiempo, que, en el fondo, es el cuadrado de un período, puesto que el tiempo no es más que una sucesión de períodos o una frecuencia (más bien una latencia)

En cambio, haciendo un uso de la variación de velocidad respecto de la distancia, obtenemos una frecuencia (la inversa del tiempo) puesto que perdemos la magnitud lineal o de distancia, simplificando así las unidades que entran en juego.

¿Qué significaría una frecuencia aplicada a la aceleración? Pues ni más ni menos que la frecuencia con la que un móvil es acelerado.

¿Qué implica este cambio en la teoría mecánica? Pues, en realidad, esto es quitar a la física el suelo por el que camina, directamente. A partir de aquí, habría que construir un nuevo modelo mecánico sobre esta simple modificación conceptual y simplificación algebraica.